Conociendo más a nuestros compañeros/as de Vitoria

Desde nuestros inicios (“primeros pasos” – allá por 1989), nuestra historia ha sido larga y profunda, amplia y cambiante. Por causa de diferentes vivencias y situaciones, tanto personales, como grupales y hasta de la propia Comunidad, se ha llegado a esta respuesta a la  Gracia de Dios recibida.

Hemos revisado, sucintamente, como hemos ido respondiendo a esta Gracia:

“Los apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron lo que habían hecho y enseñado”. Reunidos con Jesús, en presencia de María, modelo de nuestra colaboración en la misión de la Iglesia; queremos compartir con vosotros la historia que hemos vivido.

Por la Asamblea de Málaga (1995) fuimos integrados en la CVX-E, como CVX-Vitoria. Hoy en este mismo año 2014, hemos dejado de ser CVX-Vitoria en la Asamblea de Salamanca.

Con la ayuda de Dios y por la generosidad de ellos, ya somos miembros, de pleno derecho, de la Comunidad de CVX en Bilbao -Arrupe Elkartea:

 

1. Las nuestras son historias de alegrías y penas, esperanzas y desolaciones, parálisis y crecimiento, fracasos y éxitos. A pesar de que no resulta siempre fácil reconocer la obra de Dios en nuestro mundo roto, a través de símbolos, cuando no en palabras, afirmamos que nuestras historias son parte de la Gran Historia del amor salvador de Cristo.

 

2.  Es así como nuestras historias nos desafían, y nos hacen ver que somos humanos y limitados, nos inspiran, nos consuelan y nos enseñan. Sobre todo, afirman que somos compañeros, discípulos, apóstoles, peregrinos  (…):

.-  Por ello hemos tenido situaciones y años de mucha gente en la comunidad y de mucha ayuda de los jesuitas y de su Pastoral. También años de desolación de huidas y abandonos por muchas causas: “Esto no es lo mío”, “no estoy dispuesto a tanto”, mi familia e hijos así como preocupaciones me requieren”,… o simplemente busco una “liberación”.

.- También menos ayuda externa y el cansancio, en ocasiones, ha sido la causa de haber llegado a no poder con el compromiso, o a ver “mejor salida”.

.- La edad, la enfermedad, las limitaciones físicas, el escaso número,… también han influido en no poder con las estructuras, institución, grados de organización, normas, grados de compromiso de funcionamiento,… que requieren el cumplimiento CVX local.

Todo ello ha dado lugar a esta fusión realizada, y muy agradecida por nuestra parte a CVX-Bilbao.

 

3.  Estos son los signos esperanzadores y desafiantes que sobresalen entre las muchas gracias recibidas:

.-  Unidad en la diversidad. Siempre en base y fundamento a los EE. EE.,  oración personal y las ricas vivencias en encuentros, Pascuas, Asambleas y convivencias con otras Comunidades.

.-  La llamada a vivir como una comunidad profética de laicos. En base a la dinámica del DEAE, vivida y practicada en todos los niveles como medio para “ser y sentirnos” cuerpo apostólico.

.-  Una mayor identificación con la misión de Cristo para llevar la buena noticia a los pobres. Convencidos de que es en ellos donde está el mensaje de Cristo y  nuestra Misión de “en todo amar y servir”.

.- El de vivir más profundamente y actuar  más eficazmente como un cuerpo apostólico porque “nuestra vida es esencialmente apostólica”.

.- Debido a nuestra unidad en la diversidad “el campo de la misión de nuestra Comunidad de CVX no ha tenido  límites”. (GP 8).

.-Nuestra misión común iba creciendo, pero simultáneamente nuestras realidades se volvían más complejas, solo hemos buscado  actuar más eficazmente como un cuerpo apostólico, viviendo nuestro carisma de modo más profundo.

.- Somos CVX. En nuestra Comunidad de Vitoria, (en la de Bilbao –en la actualidad), Lo somos de forma  personal y con Compromiso Permanente. De todas maneras, nuestra idea es que la fuerza apostólica del Cuerpo depende de la profundidad del compromiso en nuestro estilo de vida, según se articula en el PG 12.

.- Se contemplaba  el compromiso como una invitación a recorrer un camino espiritual personal y a discernir la vocación vivida dentro y a través del todo el cuerpo apostólico.

. Surgía siempre, entonces,  la pregunta: “¿podíamos ser realmente proféticos?” –viendo con los ojos de Dios; escuchando, con sus oídos, a Dios; sintiendo con el corazón de Dios; y hablando la Palabra de Dios, “una palabra de compasión para aquellos que sufren,…  Mayor identificación con la misión de Cristo para llevar la buena noticia a los:       …, “excluidos”,  “extranjeros”,  ”presos”, “empobrecidos”, “alejados”, ”creyentes”, “parroquias y sus grupos y consejos” “Diócesis”,  “Foro R.P.”, … Siendo próximos ¡Siendo Presencia!

.-  Fomentando en el Compromiso Permanente el verdadero estilo de vida CVX

.- Incrementando  la “visibilidad” de la CVX con posturas proféticas a favor de la  justicia y de los pobres, de la igualdad y dignidad de todas las personas, siendo y viviendo la Comunidad como ejemplo de Vida y Compromiso para los laicos que participan en la misión de la Iglesia, así como en nuestro compromiso en la sociedad.

 

Muchas más cosas podíamos expresar de NUESTRA VIVENCIA Y SER COMUNIDAD pero creemos que para está, breve, exposición que se nos pide puede valer. ¿…?

Esta es la relación de los miembros actuales de nuestra Comunidad, que ya se siente y vive en plena y total Comunión inserta en la Comunidad de Arrupe Elkartea.

 

Nombres                                  

 

María Jesús Aguinagalde

Maribel  Albertín

Javier  Puente

Marinieves González de Garibay

Miguel Ángel Cenea

Feli Ayzagar

Delia  García

Julio Hernáez

Isabel Mendaza

Marta Esther Barbero

Juantxu Oscoz Vivanco