La historia del fondo común de la CVX  en Durango surge hace unos dos años.

Por aquel entonces la comunidad se componía, al igual que ahora, de 8 miembros de los cuales 7 éramos padres de familia de 9 niños que actualmente ya son 10. Es decir que ya hace tiempo que  el número de niños supera al de adultos. Esto trae consigo la dificultad para reunirnos, y para participar en  el resto de las diversas actividades, celebraciones etc de la vida comunitaria. A esto hay que añadir que la mitad de la comunidad son dos matrimonios, lo que significa que alternan su presencia de forma que las ocasiones en las que conseguimos juntarnos todos son casi testimoniales.

Desde esta realidad, que vamos constatando en el tiempo, nos vamos dando cuenta de que cada vez disponemos de menos tiempo que ofrecer a las distintas llamadas que surgen desde las líneas de misión de la cvx. La comunidad está en un momento en el que la  familia centra la vida apostólica  en la gran mayoría de los miembros. Los respectivos trabajos y familias nos absorben. No obstante, y en vista de que también existen otros campos de misión en los que quisiéramos estar, surge poco a poco la idea de organizarnos para crear un fondo común con el que apoyar y participar de proyectos que vayan en dichas líneas de apostolado. Tampoco hay que olvidar que la capacidad de actuar en un pueblo como Durango no es comparable a las oportunidades que hay en una ciudad como puede ser Bilbao

A lo largo del curso 2012-13, después de culminar los procesos de los compromisos (5 permanentes y uno temporal), emprendemos la tarea de establecer un fondo común y para ello contamos con la ayuda del comité de cvx Bilbao (Ignacio, Guiller, Igor) que nos expone su modelo económico. Decidimos cogerlo como referente, y en junio del 2013 comenzamos a funcionar con nuestro propio fondo común.

El año 2013 recaudamos unos 1400 euros que decidimos donar a Bateginez, la Ong de Durango que trabaja en Guatemala para promover la escolarización de niños y adolescentes, pero principalmente de niñas en Pochuta. Pochuta es una población rural con un alto grado de analfabetismo principalmente femenino y que en los últimos años ha visto reducida su población en más de la mitad . El  objetivo marcado es apoyar los estudios de Diversificado(formación profesional) de las adolescentes (77 becas por entonces) que finalizan Básico (14 años) y/o están cursando Diversificado.

Debido a la crisis muchas ayudas institucionales y particulares se reducen con lo que la situación de muchas niñas que están a punto de culminar sus estudios se ve en peligro, con lo que Bateginez se vuelca en busca de nuevas fórmulas para recaudar dinero en Durango (jornada de pasteles, mercadillo…). Es en este momento donde Cvx Durango dona su fondo para salvar algunas becas de las más urgentes. Decidimos apoyar un proyecto con un carácter de urgencia y que trabaja en nuestro entorno de Durango, en el que los receptores son personas con una gran necesidad de ayudas básicas. Se cubren aproximadamente tres becas.

No obstante, surge el compromiso de no dejar de lado a Jesuiten Etxea, la otra opción que barajamos para colaborar con el fondo, y que queda en un segundo lugar por el carácter urgente de la anterior.

Durante el año 2014, recibimos la invitación desde la comunidad de Bilbao para incorporarnos a una estructura que la formaríamos las comunidades de Durango, Vitoria , Basauri y Bilbao.

La opción  es acogida en el seno del grupo con agradecimiento y con ilusión. La propuesta que nos expone el comité de Bilbao con cariño y  generosidad abre un período de reflexión y discernimiento. La decisión es unánime y aceptamos entrar a  formar parte de la nueva Comunidad de Arrupe. En este contexto, y después de hablar con el grupo de tesorería, decidimos dónde y cómo  emplear el fondo común de Durango.

Vemos que lo más lógico para el ejercicio del 2014 es que la comunidad de  Durango decida  cómo emplear el fondo propio, para integrarnos completamente en la estructura de CVX Arrupe para el próximo año ( es decir desde ya).

En esta ocasión toda la cantidad que hemos recaudado (unos 3600 euros) la dedicamos a apoyar el proyecto de Jesuiten Etxea, donde actualmente acogen a 4 inmigrantes, tres senegaleses y un camerunés, con una urgencia de techo y de recursos. La comunidad jesuita de Durango cada vez es más pequeña en número y actualmente la forman 4 jesuitas jubilados y 2 trabajadores. Los gastos de Jesuiten Etxea crecen debido a la necesidad de apoyar durante más tiempo a los acogidos antes de   regularizar su situación. La colaboración del entorno de Jesuiten Etxea abre una red que abarca profesorado del colegio, voluntariado que imparte clases a los inmigrantes, Asociación de Padres y Madres…y en la que  desde la comunidad de cvx Durango también queremos participar.  En este marco, en el que además nos sentimos totalmente acogidos ya que nuestro centro de reunión es la capilla de la propia comunidad, es en el que decidimos hacer nuestra aportación y también llevar nuestra presencia.

A partir de este momento, y con toda la ilusión que nos da el ir confirmando a la luz de la Gracia nuestros pequeños pasos, pasamos a incorporarnos al Fondo Común de Cvx Arrupe desde donde intentaremos responder a las necesidades que entre todos vayamos viendo.

 

 

Un fuerte abrazo

Igor Antxia (CVX Durango)