Del miércoles 23 de marzo al domingo 27 de marzo celebramos y vivimos la Pascua del Milagro en Salamanca. La Comunidad CVX Salamanca albergó en el CEL de Salamanca esta Pascua, junto con la comunidad de servicio de Salamanca, los jesuitas y la Parroquia del Milagro de San Jose.

Estuvimos alrededor de 90 personas, entre niños, jóvenes adultos y voluntarios que acompañaban a los niños con su Pascua infantil y la comunidad de servicio que preparó todas las comidas durante estos días pascuales. Muchas gracias a tod@s por la organización y buen trabajo.

Jueves 24.

Todos los días lo primero era una oración antes de desayunar. El jueves Santo la oración versó sobre: “los amó hasta el extremo…”. Abel Toraño, SJ nos explicó los “puntos de la oración”. Estos “puntos de la oración” fueron de lo mejor de la Pascua Milagro, a mi entender. Los “puntos” del Jueves Santo versaron sobre: el amor ilimitado, un amor que se despoja de todo, un amor que goza de lo sencillo y los sencillos. Por la tarde, trabajamos la dinámica de “Mirar la realidad del mundo” en línea con lo que hemos trabajado en la comunidad estas semanas. Después, celebramos la eucaristía en la parroquia del Milagro de San José (al lado del CEL de Salamanca). La celebración muy acogedora y emotiva, por la participación de todos y el buen hacer del coro. Además tuvimos el “lavatorio de los pies”. Cerramos el Jueves con la “Hora Santa” un tiempo de reflexión y oración para evaluar lo vivido en este primer día.

 

Viernes 25.IMG-20160328-WA0014

Comenzamos con la oración matutina. Después seguimos con los puntos de la oración que los impartió Michele, SJ, quien hizo una propuesta muy emotiva del Viernes Santo, destacando ”con Cristo que sufre… por mi” hizo mucho hincapié en “conmigo”. Durante el Viernes tuvimos un “Via Crucis” donde reflejamos y acompañamos los momentos de Jesús en Viernes Santo. La oración ante la cruz: con las tres miradas, al mundo, a mi vida, y a la cruz. Al final del Via Crucis, Carles, clavó cuatro clavos en el madero y el sonido de los clavos en la madera fue impresionante…Finalmente, terminamos el Viernes celebrando la eucaristía en la parroquia del Milagro y después de la cena, “Hora Santa”.

Sábado 26

Empezamos con la oración matutina. Después Abel Torañó SJ nos expuso los puntos de la oración, que el Sábado Santo consistió en un tiempo de desierto hasta el mediodía, es decir, más tiempo del habitual para la oración. El tema fue: “Ellos se pararon con aire entristecido” Estas son algunas de las ideas que explicó:

  • La imagen de Jesús en cruz quedó grabada en aquellos discípulos.
  • La muerte es como “roca dura”.
  • Jesús vence el miedo a la muerte y se siente consolado en medio de la noche.

Además, nos puso un video con un testimonio de un Marista de Alepo “Tengo miedo,.. tengo miedo. Miedo de que el horizonte que está cerrado no se abra. Tengo miedo de perder la vida. Miedo de que me secuestren…”. Este testimonio desgarrador de un cristiano perseguido en Siria unía muy bien con el tema de la oración del Sábado Santo. Por la tarde, hubo un espacio para la reconciliación. Finalmente, a las 23.00h celebramos la vigilia Pascual, donde todos los peques aguantaron como titanes. Esta celebración fue muy alegre, muy vivida y participada por todos.

Domingo 27

A primera hora tuvimos el ratito de oración y después Abel Toraño, SJ nos iluminó con los puntos de la oración. El tema fue: “Este es el día en que actuó el Señor, sea nuestra alegría y nuestro gozo”. El texto versaba sobre la “aparición” de Jesús a las mujeres, aunque más bien es una “desaparición”. Estas son algunas ideas fuertes:

  • No son las vendas lo que se ven, es Cristo resucitado.
  • La misión es lo que el Amor no puede callar.

Terminamos con una Eucaristía de Domingo de Resurrección antes de comer. En esta comenzábamos con “Felicidades, sí felicidades porque hoy estamos de fiesta y tenemos mucho que celebrar”.

La vivencia ha sido muy positiva, tanto para los más pequeños, como para nosotros, los “jóvenes adultos”. Hemos convivido distintas familias de toda España, además hemos contado con la presencia de dos Jesuitas que han preparado los “puntos de la oración” cada mañana – uno de los  platos fuertes de cada día -. Además, las celebraciones han sido muy participativas, con la comunidad parroquial muy volcada y un coro que animaba mucho las liturgias.

Abrazo!

Álvaro