La CVX busca, fiel a las orientaciones de la espiritualidad ignaciana, ayudar a las personas a encontrar a Dios en todas las cosas, integrando todas las facetas y realidades de la vida cotidiana, desde una actitud de libertad y agradecimiento que nace de mirar la realidad como la mira Dios.

Para ir creciendo en esta manera de mirar la realidad, en CVX ofrecemos espacios y recursos para crecer en 3 dimensiones:
1. Comunitaria.
2. Espiritual.
3. Apostólica.

1. Comunitaria:
Basada en reuniones de grupo que, con una periodicidad quincenal o semanal, permiten a sus integrantes compartir sus dudas, inquietudes, ilusiones y proyectos cotidianos con otras personas creyentes en clave de fe y recibir así contraste y apoyo para el día a día. En los grupos, además de la propia vida también se abordan cuestiones formativas.
La Comunidad también ofrece espacios de encuentro a nivel local con personas de otros grupos como Asambleas, Encuentros y Eucaristías y espacios de formación y encuentro a nivel más amplio (CVX Loyola o CVX España).

2. Espiritual:
La Comunidad ofrece la posibilidad de formarse en el estilo ignaciano de oración y desde ahí promueve entre sus integrantes:
La dedicación de tiempos de oración personal y grupal.
El uso de la metodología de la revisión del día como herramienta para descubrir el paso de Dios por nuestra realidad.
La utilización de los Ejercicios Espirituales como verdadera escuela de oración y núcleo central de nuestra espiritualidad propia.

3. Apostólica:
Pues el estilo CVX es un estilo que construye desde lo personal, la escucha a Dios, pero para abrirse a los/as demás y sus necesidades. Desde la oración y el contraste grupal y comunitario, buscamos ser personas comprometidas, abiertas a los otros. Vivir la vida como misión, como envío del Padre y también compartir espacios de trabajo y encuentro compartido a nivel comunitario.
En esta línea la CVX de Bilbao trabaja en la actualidad en 2 ámbitos de misión: ciudadanía inclusiva y misión joven. (poner link a misiones)