Carta No. 2 del presidente a la comunidad mundial CVX. 2015

 

 

“La espiritualidad ignaciana se centra en la encarnación de Dios en Jesucristo dentro de

nuestra realidad – en su vida, muerta y resurrección. Por tanto, nos sentimos preparados

para asumir el compromiso con la realidad de nuestro mundo contemporáneo…

Enraizados en las gracias de nuestra vocación, estamos invitados a

reconocernos y sentirnos en casa dentro de las fronteras…”.

(Documento de Asamblea Mundial CVX en Líbano. Agosto 2013. No. 9).

 

Nuestra pertenencia a la CVX es un camino que expresa nuestra identidad como seguidores de un proyecto mayor a nuestra propia vida, y más grande que nuestras propias limitaciones y apegos. La anterior carta de la presidencia (Octubre 2014) pretendió hacer llegar una invitación a todas y todos los miembros de la CVX para profundizar dicha identidad, y reflexionar sobre el llamado fuerte y claro de nuestra Asamblea de Líbano para llevar lo mejor de nuestra espiritualidad hacia fuera de nosotros mismos. Mediante esta carta de la presidencia del 2015 queremos compartirles cómo estamos soñando el futuro desde el rol de servicio que como Consejo Ejecutivo Mundial hemos recibido de ustedes, y que con limitaciones, pero con muchos talentos y deseos de servir a nuestra misión estamos realizando, basados en las recomendaciones de nuestra pasada Asamblea que hemos orado mucho comunitariamente.

Una imagen que nos ayude en nuestra misión: una “rosa de los vientos” o una “rueda”.

Imaginen que tienen ante ustedes una “rosa de los vientos”; sí, uno de esos hermosos juegos que son como una “rueda” y que se componen de múltiples secciones ordenadas una al lado de la otra, usualmente de distintos colores, y la cual al recibir el viento, o un buen soplo, comienza a girar de manera armónica, casi musical, convirtiéndose en un solo cuerpo en movimiento y unificándose toda la diversidad de colores en uno solo. Es la imagen que les compartimos en el Anexo de nuestro “Proyectos no. 162”, y que les presentamos una vez más aquí.

Nos hemos imaginado que podemos contemplar nuestra CVX como una hermosa, diversa, y multi-color, “rosa de los vientos” o “rueda” por lo siguiente:

rosa_de_los_vientos

-          Toda ella está anclada a un centro que hace posible su movimiento y su razón de existir. Para nosotros ese es el “Proyecto de Dios y el seguimiento de la misión de Cristo”.

-          Ese centro está unido a una columna, usualmente una pieza de madera que no es tan visible, que es fundamental porque nos ayuda a sostener a toda la rosa, y es la que se mueve para orientarla de la mejor manera para recibir el viento. Esa columna somos los hermanos y hermanas sirviendo en el consejo ejecutivo mundial; en los consejos y equipos regionales, nacionales y locales; en todos los diversos equipos de servicio en todo nivel; y es, también, nuestro secretariado ejecutivo mundial que dedica todos sus días y sus esfuerzos en este servicio tan valioso.

-          Las hojas que componen esta rosa, las que reciben el viento y giran dándole vida y movimiento a esta rueda, son cada una de las prioridades que hemos discernido juntos en Líbano, son las prioridadesde nuestra CVX, y los medios con los que queremos responder a nuestra misión.

-          Los diversos colores de los pétalos representan el “lenguaje de la sabiduría”. Este es un modo de mirar y proceder que atraviesa todas nuestras actividades y toma distintos tonos y expresiones de acuerdo a la realidad de cada sitio.

-          Para ayudarnos a organizarnos mejor, y tener una imagen que nos ayude, hemos divido las hojas de la “rosa” en 3 bloques prioritarios, cada uno con varios componentes, como se explica a continuación:

Nuestra IDENTIDAD LAICAL IGNACIANA que se compone de:

A. Nuestra Vocación Laical Ignaciana (profundizar lo que significa ser un Cuerpo Apostólico Laical);

B. La Formación (en todos sus niveles y expresiones) y el liderazgo-servicio en nuestra CVX;

C. La colaboración con otros-as para la misión; y D. La profundización del Compromiso y sentido de la Membresía en la CVX, y la reflexión sobre esto en nuestros Principios y Normas Generales.

Nuestras 4 FRONTERAS priorizadas en Líbano (junto con todas las otras que sean discernidas a nivel comunitario):

A. Globalización y pobreza, signos innegables de la cultura del descarte en nuestra sociedad como señala con fuerza el Papa Francisco, y que deseamos convertir en una globalización de la esperanza;

B. Familia, fortaleciendo el núcleo central de nuestras sociedades, y desarrollando una mirada de apertura, compasión, respeto y sensibilidad a quienes pertenecen a realidades diversas;

C. Ecología, como llamado a revisar nuestro “estilo de vida sencillo” (PG 4) y a pensar en las futuras generaciones y cuidar a los más vulnerables desde esta perspectiva;

D. Juventud, no solamente para comprometer más y atraer a jóvenes a la CVX, sino sobre todo para servir apostólicamente en esta realidad que es signo de futuro.

Algunos de nuestros aspectos como COMUNIDAD MUNDIAL:

A. El acompañamiento y fortalecimiento de los procesos regionales en todos los sitios de la “redondez de la tierra” donde está presente, viva y activa la CVX: África, América Latina, América del Norte, Asia Pacífico, Europa, y Medio Oriente.

B. El discernimiento para la preparación de nuestra Asamblea mundial de 2018, cuidando cada paso, y haciendo parte a toda la comunidad en ello; y

C. En el marco de todo nuestro camino como CVX agradecer a Dios por los 50 años de la CVX que se cumplirán en 2017 (recordando el momento en que el Espíritu nos movió a asumirnos como Comunidad de Vida Cristiana en 1967).

*Es importante considerar que aquí solamente hacemos una presentación muy general de todas estas hojas de la rosa o partes de la rueda. Cada una de ellas tiene a un miembro del Consejo Ejecutivo Mundial como responsable, junto con al menos dos miembros más del EXCO apoyando en un sentido de colegialidad y trabajo comunitario. Asimismo, en cada una de estas partes también se integrarán (o ya se están integrando) comisiones internacionales para sumar la riqueza en experiencia de tantos miembros de la CVX en todo el mundo. Para saber más no duden en contactar a su enlace del EXCO más cercano.

-          Pero, ¿no les da la impresión de que falta algo muy importante? Pues sí, esta “rosa de los vientos” o “rueda” no tiene razón de ser o existir sin el viento que es la fuente de vida para su movimiento. Toda su hermosa identidad no vale de nada sin ese soplo que le da vida. Ese viento es para la CVX el Espíritu de Dios que mediante toda la comunidad y los diversos contextos, y en todo el mundo donde estamos, se nos revela y nos llama a servir en esta misión. Somos instrumento de ese viento de vida, y nos sostenemos en la “misión de Dios”. ¡Qué bella experiencia sabernos en las manos de Dios, de su Espíritu, y tras el itinerario de Cristo, de esta manera!

Invitamos a toda la comunidad mundial a sentirnos unidos por esta imagen, siempre perfectible, pero la que esperamos que todos puedan utilizar como referencia, y a la que invitamos que todos contribuyamos para hacer realidad como verdadero Cuerpo. Un pedido muy importante: ¡No se sientan demasiado abrumados por tantas cosas dentro de esta imagen! Una tentación es que nos parezca tanto, que podríamos terminar congelados o inmóviles, y volviendo a lo que ya estábamos haciendo sin tomar en cuenta esta “rosa” o “rueda”. Somos una comunidad de miles de mujeres y hombres comprometidos con esta misión en todo el mundo, así que esta caminata la iremos compartiendo según los dones y capacidades de esta gran diversidad de miembros. Además, este es un camino que lleva 450 años (de hecho, más de 2000), y delante de nosotros hay siglos para seguir caminando, así que iremos paulatinamente, cada quien haciendo lo que le toca según los distintos tiempos, lugares y personas. Y además, ¿qué creen? ¡Dios lleva toda la iniciativa!, así que nosotros haremos lo que podamos con nuestras limitaciones, pero también con todo el corazón y convicción; y Él hará maravillas con nuestras fragilidades al servicio del reino.

Un pedido a toda la comunidad mundial para asumir la co-responsabilidad en la misión en las fronteras

Ahora necesitamos seguir sumando fuerzas para que esta “rosa de los vientos” comience a girar con la ayuda de todos. En esta ocasión vamos a enfocarnos en una de nuestras grandes prioridades, es decir, en las “Fronteras”. Esto no quiere decir que las otras prioridades no se van a considerar; recuerden que vamos paso a paso, y buscando el ritmo más adecuado para ir caminando juntos. El motivo fundamental de esta carta es pedirles que dispongan de sus energías y capacidades para ayudarnos a conocer muy bien lo que ya hacemos, y el por qué, cómo, dónde, quién, y con qué horizonte, en lo relacionado a las 4 Fronteras.

Recordarán que antes de la Asamblea de Líbano se hizo un gran esfuerzo por recoger las inquietudes de todas las comunidades con respecto a las temáticas de misión que más nos convocaban. De ahí surgieron las 4 fronteras que fueron confirmadas. Ahora lo que necesitamos es un esfuerzo igual para entender bien cómo estamos en cada una de ellas, y poder así compartir experiencias, fortalecer procesos, animar acciones conjuntas, y quizás incluso pensar cosas más globalmente como Cuerpo mundial. Por todo esto les pedimos nos ayuden disponiendo de todos los medios a su alcance para responder a esta consulta, para tener una profunda y clara imagen de todo lo que somos y hacemos con relación a las fronteras.

 Pedimos a todos los Consejos Nacionales a:

  1. Orar alrededor de esta imagen de la “rosa de los vientos” y a reflexionar sobre lo que genera en su propia realidad CVX, y con respecto a los desafíos que descubren en ella.
  2. Continuar en una actitud orante y reflexiva con respecto a nuestro documento del Líbano.
  3. Por favor llenar la encuesta sobre las fronteras. Les pedimos revisar con atención el archivo Anexo en Excel y seguir las indicaciones que ahí se expresan PARA LLENAR ADECUADAMENTE, Y SEGÚN LA PROPIA REALIDAD, LA INFORMACIÓN DE SU COMUNIDAD NACIONAL RELACIONADA CON LAS FRONTERAS. No duden en contactarnos si tienen cualquier duda o requieren asistencia.

Por favor enviar sus respuestas al Consejo Mundial (dirigido al secretario ejecutivo exsec@cvx-clc.net y al presidente mauriciol@cvx-clc.net) hasta Noviembre 2015. Una vez recibidos sus aportes, como EXCO mundial nos tomaremos un tiempo para integrar, sistematizar, organizar, preparar y posteriormente compartir esta información a la comunidad mundial. Esto será muy importante para las comisiones internacionales de cada frontera, para que puedan acompañar y responder a las mociones, necesidades y propuestas que ahí surjan. Recomendamos que asignen una persona específica, que conozca bien la diversidad de su comunidad y tenga sensibilidad por las “fronteras”, para que sea responsable de coordinar este trabajo a nivel Nacional, y regional en donde aplique el llenado de la consulta.

 Que el Dios de la vida nos siga llenando de bendiciones y nos siga interpelando para salir a las fronteras. Abrazos y oraciones, unidos como Un Solo Cuerpo Apostólico

Mauricio López Oropeza

Presidente CVX mundial